Extravaganzia

Concurso de microrrelatos

La pista de baile perdió vida en un instante, las luces menguaron y el rebaño que formábamos en mitad de la pista se dispersó con disciplina casi militar. Se formaron parejas, las menos, entre los que bailábamos; otras salieron del perímetro que los cazadores de discoteca formaban alrededor de la susodicha. Sin nadie con quien bailar, salí a fumar un cigarro al fresco y allí me encontré con un tipo sentado en un banco al que solicité fuego. Me senté junto a él. Fumamos en silencio.
— ¿Te gusta la sopa de letras?
— ¿Qué?
—La sopa de letras ¿te gusta?
No contesté enseguida, cuando me encontraba con gente rara, bien por su aspecto, bien por su actitud, ese mensaje escondido: “no hables con extraños”, me hacia ser prudente. Pero tras ese instinto, he de reconocer que la pregunta era original.
—Prefiero los acertijos, son más entretenidos, pero alguna vez he hecho una.
—No, me refiero a la sopa de letras de sobre.
Apasionante —pensé en silencio mientras daba una fuerte calada al cigarro que me mantenía allí, debería acabarlo antes de irme. Me había dado fuego. No podía ser descortés dejándole con la palabra en la boca—.
— ¡Ah! Pues no sé, sí, supongo que sí, en fin, prefiero el choto, la verdad.
—Yo veo cosas en la sopa.
—Ya, letras ¿no? Es normal, tranquilo.
El chico me miro en una pausa demasiado larga, yo, con dos cojones, le sostuve la mirada.
—Es cierto, la sopa de letras me habla. Mejor dicho, me escribe.
Esto era acojonante. El tono de mi compañero de banco era de tal sinceridad y lo que contaba tan fascinante que me atrapó en ese instante.
— ¿Y qué te cuenta?
—Todo empezó poco después de aprender a leer, tendría unos seis años, recuerdo que mi madre nos la solía poner y jugábamos a formar palabras. Era muy divertido y ella nos daba un premio a quien formara más palabras mientras la comíamos. Recuerdo perfectamente que un día que la había acabado casi toda, cuatro letras se dirigieron de forma espontánea hacia el centro de mi plato, ponía: bebe. Al día siguiente nuestra madre nos dijo que tendríamos un hermanito. Esa fue la primera vez.
—Pero hombre, eso es sugestión —me atreví a decirle.
—Poco después me ocurrió lo mismo, esta vez las letras fueron: verde.
— ¿Tuviste un hermano verde? —esto me salió del alma.
—No, el coche. Mi padre apareció con una sorpresa, había cambiado el coche y nos dio una vuelta a todos cuando llegó de trabajar, fue una tarde estupenda. Mi madre reía sin descanso y nosotros no parábamos de preguntar cosas sobre los botones. El coche era verde.
— ¡Coño!
—Sí.
El cigarro hacía tiempo que se había acabado, saqué el paquete y le ofrecí uno, aceptó, me dio fuego y siguió hablando.
—Yo no me atreví a decírselo a nadie, no quería que me tomaran por tonto. Pero todas las cosas que me decía la sopa se cumplían. Mi regalo de cumpleaños, las notas, el nombre de mi nuevo profesor. Todo. A mi me gustaba y siempre le pedía a mi madre que me pusiera sopa de letras. Era fantástico.
—Te estás quedando conmigo ¿verdad?
—No, para nada.
La historia me estaba empezando a pesar. De nuevo, el recién encendido cigarrillo me impidió huir.
—Pero tío. Eso que me estas contando no tiene sentido. Las sopas de letras no hablan.
—Escriben.
—Eso, escriben. ¡Da igual! —me alteré.
—Todo lo que me descubrían era bueno. No sé. Supongo que cuando eres niño casi todo lo que te pasa es bueno. No le tuve miedo hasta…, después.
— ¿Qué pasó después?
—Cuando tenía dieciséis años. Cenábamos, era sábado por la noche. Todos queríamos terminar pronto para pillar el sitio bueno en el sofá. Echaban “Los diez Mandamientos” y acababa muy tarde, eso nos gustaba ¿la has visto?
—Joder, sí, sigue.
—La sopa escribió: fuego
—La leche.
—Mi madre estaba pendiente del juego de las palabras y peleaba con mi hermana mayor que defendía que soberbio era con “v”. El fuego saltó a la sartén y se propagó rápidamente a causa de la grasa de la campana extractora. Al intentar apagarlo, mi madre se quemó la cara. Aún no sé cómo pudimos salir de allí. Estuvimos viviendo con los abuelos dos meses.
—Terrible.
—Yo intenté explicarlo, se lo dije a mi padre cuando vino y me llevo al psicólogo. Decía que estaba traumatizado. Después, ya no dije nada. Nunca más.

Estaba abatido. Yo acojonado. No sé muy bien la razón pero le creía.
—Una cosa. ¿Por qué me lo cuentas?
—Ayer, la sopa, escribió tu nombre.
—Me voy a cagar en tu puta madre, tío. Si lo que quieres es acojonarme lo has conseguido !pero si no me conoces de nada!
—Eres Carlos M., estudias en tercero y vives con tu tía desde que tus padres murieron en un accidente de tráfico. Vienes a la disco todos los viernes y sueles salir a fumar cuando empiezan las lentas.
— ¿Todo eso te ha dicho la sopa de letras?
—Al principio eran solo palabras sueltas. Pero ya llevo muchos años tomando. Ahora me dice muchas cosas.
—No sé si reírme o pegarte una hostia. Te lo juro.
—Esta noche te va a pasar algo. No vuelvas a tu casa esta noche.
—Joder.
—Mira, hace tiempo, mucho tiempo, la sopa empezó a avisarme de cosas. Al principio solo me atañían a mí pero después empezó con la vida de gente que yo conocía y después de gente con la que no tenía ninguna relación. ¿Te acuerdas de la desaparición de Marta Socuellamos? Se hicieron manifestaciones en el instituto.
—Sí, me acuerdo.
—La sopa me avisó. Yo no le hice caso. Después apareció muerta y la llevo en mi conciencia. No quiero que vuelva a pasar. No lo soporto.
Yo ya no tenía ganas de fumar. La verdad. Hacía como quince segundos que lo único que quería era meterme debajo de mis sábanas y no salir en ocho años. Estaba muerto de miedo.
—Pero ¿Qué me va a pasar?
—La sopa escribió, junto a tu nombre completo las palabras: penitencia, viernes y madrugada.
—Ay.
—Tú sabrás.
— ¿Y qué hago?
—No hagas lo que suelas hacer los viernes por la noche.

Lo invité a churros y pasamos hablando el resto de la noche. Cuando ya era sábado lo acompañé a su casa y me fui a la de mi tía. Jamás pude saber si su advertencia era o no cierta. Desde esa noche muchas cosas de mi vida cambiaron. Ya no volví a la discoteca y escapaba de todo aquello que pudiera ser susceptible de acarrear alguna “penitencia”; no sé muy bien de qué huía, lo que si sé, es que desde esa noche, nada volvió a ser igual en mi vida.
Os lo cuento por si os pasa. ¿Quién sabe? Quizás los Angeles existan. Quizás las sopas hablen. O escriban.

(1149 palabras, me he pasao. Pero eso no es pa penitencia)

Vistas: 228

Respuestas a esta discusión

Joer Charlie, a mi se me ha hecho cortito!!!! Pero hombre deberías haberle dicho a la sopa que te dijera que el final tenía que ser de película jajajajaja. Me ha gustado mucho!!!!
Eva. Yo no me hablo con las sopas de letras. Ya, casi no me hablo con nadie, la verdad. Pero te aseguro que si tengo mil palabras mas, sale hasta el capitan america.
¡Qué bueno, Charlie! Me ha parecido una historia imaginativa, amena y, por momentos, hilarante. Me has gustado sobre todo tú, quiero decir, el personaje que hacía de ti en la historia, con esas transiciones desde la incredulidad al acojone, pasando por el cabreo. Los diálogos los has clavado: muy ágiles y ocurrentes.
Cuando llegaste a las 3 palabras me dije, tate, esto va a acabar con un certamen de extravaganzia, sangriento y terrorífico; luego me fui por una madrugada de Viernes Santo, en los mismos términos; al final, todo se quedó en el aire, como los buñuelos de viento (quizá es la pega que le pondría al relato, aunque reconozco lo difícil que es cerrar una historia de forma contundente)
En resumen, me ha gustado mucho
PD: da gracias a que la participación ha sido bajita y no están los tiempos para deshechar historias, sobre todo si son como ésta; si no, hubiera pedido tu cabeza en bandeja de plata, que tienes más cara...

Hola Charlie,

Creo que es la primera vez que te leo.

Me ha encantado, hacia tiempo que no me reía tanto, tienes una imaginación desbordante.

RSS

Herramientas

Signos tipográficos 

—     «    »   “   ”   ‘   ’

{ (  [   ] )  }  †  æ  © ®  § ¶

                     ...

Herramienta para contar palabras

.................................

Herramienta para contar sílabas

...
DiccionarioS

Para tus dudas:
página de la RAE

Página de sinónimos

...


 

© 2014   Creada por Rosario.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio